FR - EU - ES - EN

Allah Las

Allah Las

Allah Las

“Todos éramos aficionados a la música antes de convertirnos en músicos “,dice Matthew Correia, bateria de los Allah-Las. “Hemos pasado mucho tiempo escuchando música, y comprendemos lo que funciona para nosotros y lo queno. Quentin Tarantino no fue a la escuela de cine, del mismo modo que nosotros no hemos ido una escuela de música”.
Es posible ir a una escuela de música para entender teoría, filosofía e incluso técnica, pero eso no garantiza la capacidad de captar la experiencia, sobre todo si nos referimos al rock ́n ́ roll. Para ello, sería necesario un enfoque más
específico, y para tres de los cuatro miembros de los Allah-Las esto es lo que significaba trabajar en Amoeba Music en Hollywood, la mayor tienda de discos independientes, afincada en Los Ángeles.
Uniendo elementos periféricos de carácter cambiante de su música preferida, el guitarrista Pedrum Siadatian, el bajista Spencer Dunham y Matthew Correia crearon su banda en un sótano próximo al mostrador de la tienda en 2008. A ellos se uniría posteriormente el guitarrista Miles Michaud. Los Allah-Las tardaron algún tiempo en encontrar el que sería su sonido, escribir canciones propias y, finalmente, añadir sus propias aportaciones a los modelos de los que tomaron su inspiración originalmente.

Después de dos álbumes: “Allah-Las”, en 2012, y “Workship the Sun”, en 2014, ambos con muy buena acogida, los Allah-Las se trasladan a un nuevo hogar, el sello Mexican Summer. Su tercer LP, “Calico Review”, resume las lecciones aprendidas por el grupo y muestra su evolución, siendo este su trabajo más sutil y heterogéneo hasta la fecha.

ALLAH-LAS “Calico Review”

Si conduces más allá del número 200 de la avenida South La Brea, en Los Ángeles, encontrarás una tienda de lámparas, una tienda de mascotas, y una pequeña puerta de cristal; sobre ella un cartel indica: “Agencia de Casting”.
Dentro encontrarás uno de los rituales estereotípicos de la ciudad: hombres y mujeres compitiendo por la atención de un productor de Hollywood que les dará la popularidad. Es una fábrica de sueños para muchos de ellos, también el lugar en el que, quienes vienen de fuera, empiezan a entender la esencia de esta ciudad, más allá del sol, el surf y las celebrities.
Desde su formación en 2008, los Allah-Las (Miles Michaud y Pedrum Siadatian, guitarristas, Spencer Dunham, bajista y Mateo Correia, batería), han tenido supropio aprendizaje, que se ha ido atemperando con la experiencia. Ahora, con su tercer álbum “Calico Review”, (el primero dentro del sello discográfico Mexican Summer), esa experiencia se transforma en sabiduría. La trayectoria de la banda, unida por los gustos musicales de sus miembros y una serie de experiencias comunes, se centra tanto en los adornos exteriores de su entorno como en la línea a través de la oscuridad que impregna la vida en Los Angeles.
En este nuevo disco los Allah-Las se abren para mostrar su interior a través de las 12 canciones que componen “Calico Review”. En este trabajo destaca la forma en que el grupo ha pivotado desde determinadas influencias y ha
reafirmado otras, procedentes de la música que les apasiona, logrando transmitir la tradición y el espíritu del pop de California en un sonido que transporta, a quien lo escucha, a la esencia de la vida en Los Ángeles. Todo
ello, unido a su técnica estilística y su experiencia en el estudio, les ha permitido crear su álbum más sólido hasta la fecha, y en él se hace evidente su evolución en cuanto a composición y arreglos.
Todo este proceso comenzaba con el debut homónimo de los Allah-Las, en torno a 2012, que mostraba su actuación en vivo. En 2014, con “Workship the Sun”, comenzaron a experimentar con sonidos sobrepuestos y a escribir
canciones de forma individualizada, en lugar de hacerlo como una banda. En 2016 “Calico Review” nos muestra a una banda que ha crecido confiando en su propio estilo, un estilo que refleja los puntos de vista de cada miembro,
cambiando el enfoque en cada canción, pero sin dejar de mostrarse como una unidad perfectamente cohesionada.

El público más familiarizado con la banda reconocerá cómo los matices y la firmeza de los Allah-Las han ido evolucionando hasta llegar a “Calico Review”. Desde los movimientos de apertura de “Strange Heat” se reconoce a la banda en el carácter y control técnico. Canciones como “Famous Phone Figure” acunan el diseño de caracteres con delicados compases de violín, órgano y con Mellotron y la batería de Correia subrayando cuidadosamente un tema de tres notas que arroja una tristeza fantasma. “Could Be You” muestra un galope de percusión constante, el guitarrista Miles se expande reflexivamente, mientras que la banda se centra en el movimiento hacia delante. En “Roadside Memorial” se aplica el ritmo Bo Diddley al inicio, mientras Pedrum Siadatian intensifica la voz, y busca nuevas formas de fusionarse con la música. “High & Dry”, con el batería Mateo Correia como voz principal, se centra en la quintaesencia y calidad de los Allah-Las: un pop emocionalmente resonante, que es al mismo tiempo directo y distante, casual e intencional, y en todo caso memorable. En “200 South La Brea” sale a relucir la fábrica de sueños de Los Ángeles. Su ambiente carnavalesco refleja la emoción y la ansiedad propias de quienes esperan su juicio.
Entre la edición de un disco y otro los Allah-Las han realizado giras alrededor de todo el mundo, y continuarán haciéndolo para promocionar “Calico Review”.
Esa experiencia de viajar, y los tiempos de inactividad durante la gira, inspiraron al grupo y proporcionándoles las vías por las que logran trasladar a su audiencia a otro lugar.

Los Allah-Las nos hablan de algo que no se encuentra cruzando el río Los Ángeles en la barca de Styx. No es Raymond Chandler, ni Raymond Carver. Los cuatro miembros de la banda son conscientes de las dificultades que se
oponen al concepto idílico de la vida en el sur de California, a las afueras de la ciudad: se trata de un canto de sirena para algunos y de una ciudad de éxito en la que convertir los sueños en realidad para otros. En Los Ángeles, a pesar de censar más de 8.000 personas por milla cuadrada, hay espacio para todo el mundo, incluso espacio para quien elige estar completamente solo.

“Calico Review” lleva la marca de cuatro estudiantes convertidos en maestros, que comparten los sentimientos de la ciudad que llaman hogar. Únete a ellos.

Hay mucho que aprender.